CONCEPTO

El restaurante La Casa de Doña Lela maneja un concepto típico costarricense. La idea es que nuestros comensales se sientan "como en casa," logrando que el entorno no solo sea acogedor sino que también evoque recuerdos de la comida que preparaban nuestras abuelas.
 
 El decorado que utilizamos en nuestros locales resulta de la fusión de lo rústico con elementos alusivos a la gran riqueza natural de Costa Rica. La Casa de Doña Lela da la bienvenida a sus clientes en un espacio que se asemeja a un bosque bajo techo, nuestras mesas artesanales colocadas a la sombra de árboles artificiales y al lado de fuentes interiores.
 
Nuestra intención es brindar un servicio rápido y a gusto de nuestros clientes que a su vez demuestre nuestro cariño al preparar los platillos, todo esto en un ambiente que estimule los sentidos. ¡Esperamos tu visita!

HISTORIA

En diciembre de 1997 Don Jaime Murillo y Doña Connie Vargas montaron un puesto de manzanas y uvas en Santo Domingo de Heredia al lado de la carretera Ruta 32, camino a Guápiles. Luego de un par de meses decidieron montar una sodita improvisada en el mismo sitio, en la cual se vendían desayunos, tacos y ceviche. Dos meses transcurrieron y durante la Semana Santa de 1998 Dn. Jaime y Dña. Connie inauguraron el primer local de La Casa de Doña Lela junto a su socio Alberto Murillo ("Beto"), quién sugirió el nombre del restaurante en honor a su madre.
 
En el 2000 Dn. Jaime y Dña. Connie le compraron a "Beto" su parte del negocio, conviertiéndose así en propietarios únicos. Durante los siguientes años se realizaron constantes cambios en la imagen del restuarante, sin embargo las recetas originales se mantuvieron y únicamente  se agregaron elementos al menú.   
                                           
Hoy en día, La Casa de Doña Lela se ha convertido en un negocio familiar conocido por mantener viva la tradición costarricense y abrir sus puertas a los degustadores de la buena "cuchara tica."